Semana Santa de Alhama de Murcia

Top of Page
Menu

Pregón 2015

Ilmo. Sr Vicario
Sr. párroco de San Lázaro obispo
Sr alcalde y miembros de la corporación municipal
Sr presidente de la junta de cofradías
Sres. presidentes de hermandades y cofradías
Querida familia
Estimados cofrades
Señoras y señores 

Es de bien nacido el ser agradecido.

Quiero empezar dando gracias a la junta de cofradías por haberme invitado a pronunciar el pregón de la Semana Santa de Alhama, de este año 2015.

Gracias por darme la oportunidad de anunciar, como lo hicieran en la mañana de la Resurrección las mujeres que acudieron al sepulcro, lo que he visto y he oído.

 He visto que el sepulcro está vacío, que Jesucristo está vivo y Él, rey victorioso, está dando sentido a mi vida. Y eso os vengo a anunciar hoy, que Cristo vive y se quiere encontrar contigo también.

 Pregonar la Semana Santa de mi pueblo es para mí un gran honor, algo que nunca hubiera podido imaginar y que fue toda una sorpresa cuando la junta de cofradías fue a mi casa a comunicarme la noticia principalmente por ser mujer y porque yo no participo en la semana santa ni vistiendo una túnica de nazareno, ni llevando un trono. Vivo la Semana Santa hacia el interior, mirando a Dios, dándole gracias por el amor que me tiene y dejándome querer por Él.Gracias.

DOS ÁNGELES Y CUATRO MUJERES es el título de este pregón, que he elaborado teniendo como marco de referencia el Año de la Caridad, que estamos celebrando en la diócesis, y el V centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús que estamos celebrando en la Iglesia.

Cuenta Santa Teresa que, cansada de que todo en la vida fuera fugaz, pasajero, descubrió en una cuaresma una estatua de un “Cristo muy llagado” y mirándole se conmovió profundamente y se transformó su corazón (cf. Libro de la Vida 9,1) y dijo “para siempre, siempre, siempre”.

A partir de ese momento su vida cambió y repetía: No dejen de considerar muchas veces la Pasión y vida de Cristo, que es de donde nos ha venido y viene todo bien (Libro de la Vida 13,13).

Santa Teresa, que contempló muchas veces los pasos de la Pasión de Cristo en su vida espiritual nos invita a poner los ojos en el Crucificado, y todo se nos hará poco (VII Moradas 4,8).

No os pido ahora que penséis en El, ni que saquéis muchos conceptos ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento; no os pido más que le miréis (Camino de Perfección 26,3).

Acogiendo esta  invitación de Sta. Teresa, les invito a “mirar”, a “contemplar” los pasos de la Pasión de Cristo.

Como no podemos ir “paso” a “paso”, como en la procesión, me voy a detener sólo en aquellos pasos que fueron más significativos para la santa y daré unas pinceladas que nos ayuden a acercarnos al Misterio de Dios y que podamos descubrir en la Pasión de Cristo el amor de Dios hacia cada uno de nosotros.

 PRIMER ÁNGEL-PRIMERA MUJER           

Señoras y señores, se hace saber que hace más de dos mil años en Belén de Judá, pueblo humilde de Israel, tuvo lugar un acontecimiento que cambió el rumbo de la historia.

Y este acontecimiento fue posible porque una MUJER ante el anuncio del Ángel de que iba a ser la Madre de Dios, responde“hágase en mí según tu palabra” (Lc.1, 26-38).

Este consentimiento de María da fruto, Dios se hizo hombre una sola vez y para siempre en las entrañas de la Virgen[1].

La Santísima Virgen es la  primera mujer que dejó entrar a Dios en su corazón, en sus proyectos.

En Alhama la primera procesión la abre esta MUJER.

En la noche del Viernes de Dolores,   la hermandad Ntra. Sra. de los Dolores y de la Soledad desfila con su imagen titular, la Virgen de los Dolores, el día en el que la Iglesia conmemora los sufrimientos de la Madre de Cristo durante la Semana Santa.

La Virgen de los Dolores, es la primera que recorre las calles de Alhama con sus brazos abiertos acogiendo el dolor de todas las madres que han perdido a sus hijos o se han ido de su casa, o están enfermos, de todos los que no encuentran un sentido a su vida, de todos los que no tienen trabajo.

Ella acoge todos los sufrimientos pues entiende del sufrimiento.

Este año mírala y contemplando esta Madre, a la que una espada ha atravesado el corazón (cf. Lc 2, 35),  siéntete protegido  por el amor de una Madre y repite nosotros no somos huérfanos, tenemos “Madre”, a Maríacomo recordaba el Papa Francisco el pasado15 de septiembre de 2014, festividad de la Virgen de los Dolores.

Con el DOMINGO DE RAMOS entramos en la Semana Santa,  semana Grande, como lallamó san Juan Crisóstomo, en el siglo IV, no porque sus días sean más grandes que los demás, los hay más largos[2]; sino porque en ella se celebra el Misterio del amor de Dios por el hombre, tanto ha amado Dios al mundo, que le ha dado a su Hijo único, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna (Jn 3,16). 

El domingo por la tarde, sale la procesión de la Borriquita.La Hermandad de la Santa Mujer Verónica nos recuerda que Jesús entra en Jerusalén, con la intención de celebrar la Pascua con sus discípulos.

Jesús entra en la ciudad santa montado en un asno, que pide prestado para esta ocasión. Y la multitud le aclama: “Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor (Mc 11, 9).

En Jesús reconocen a quien verdaderamente viene en el nombre del Señor y trae la presencia de Dios entre ellos[3].

Alégrate. No seáis nunca hombres y mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo, decía el santo Padre Francisco[4]. Jesús sale a nuestro encuentro para llevarnos hacia Dios.

Mira al que viene, como rey, en nombre del Señor.

El MARTES SANTO procesionan las cinco cofradías.

Te invito a contemplar dos pasos. Primero mira a Jesús en el paso que abre la procesión, “Jesús prendido”.

Este paso hace presente el momento del Prendimiento de Jesús en el Huerto de los Olivos.

No hay persona más miserable que un condenado a muerte cuando lo llevan para ser matado.

¡Y con todo eran nuestras dolencias las que Él llevaba y nuestros dolores los que soportaba!(Is 53,4).

Y después mírate a ti en el paso“la negación de san Pedro”.

Pedro, el pescador del mar de Galilea, que hasta tres veces, según el relato evangélico, negó conocer a Jesús la noche en que Éste fue arrestado, pero arrepentido de aquella negación, ante Jesús resucitado confesará tres veces que lo ama, y así se convertirá en el primero entre los apóstoles en anunciar la Resurrección de Jesucristo.

 Pedro es un pecador arrepentido.

Contemplar a Pedro nos hace comprender nuestra debilidad, pero también la fuerza del amorimpregnado de Misericordia.

EL MIÉRCOLES SANTO, el día de los azules. La cofradía de santa María Magdalena procesiona con tres imágenes bellísimas y llenas de sentido.

Esta noche te invito a contemplarel paso de “La Oración del Huerto”, uno de los episodios que santa Teresa meditó diariamente durante muchos años.

Si estáis con sufrimientos o triste, miradle camino del huerto, dondeCristo sintió tristeza y angustia.

 ¡Qué aflicción tan grande llevaba en su alma!, pues siendo la misma paciencia, la manifiesta y se queja de ella (Camino de perfección 26,5).

Contempla este paso. Comienza la Pasión de Jesús.

En esta escena vemos a un hombre de rodillas gritándole a Dios: Padre, si es posible aparta de mí este cáliz. Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya (Lc 22,42).

¿Qué es mi voluntad? ¿Qué es la voluntad del Señor?

 Mi voluntad es que no debería morir, que si es posible no muera en la Cruz.

La voluntad de la naturaleza humana es que se le evite ese cáliz del sufrimiento. Y podemos entender que Jesús, con su alma humana, sienta angustia, terror ante esta realidad. “Triste está mi alma hasta la muerte” decíacuando iba al Huerto de los Olivos.

Entonces se le apareció un ángel venido del cielo que lo reconfortaba. (Lc 22,43).

Sólo la confianza en el amor del Padre le da fortaleza para la entrega y puede decir pero que no se haga mi voluntad sino la tuya.

Mira a Jesús en Getsemaní decía Sta. Teresa. Él hace visible toda la angustia del hombre. El hombre por naturaleza siente el impulso a hacer su voluntad, de por sí siente la tentación de oponerse a la voluntad de Dios, piensa que se sentirá libre sólo si es autónomo y se olvida de Dios.

Cuando en medio de nuestras ocupaciones y en las persecuciones y sufrimientos y sequedades no se puede tener tanto sosiego, es muy buen amigo, porque le miramos hombre, y le vemos con flaquezas y padecimientos, y nos hace compañía (Libro de la Vida 22,10).

Y contempla a la Santísima Virgen de la Caridad. El único trono que es portado por sólo mujeres. Os felicito.

La caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas... y a nuestro prójimo como a nosotros mismos…[5].

María fue una mujer siempre atenta a las necesidades de los demás, una mujer que amó, y que amó con totalidad y pureza, porque en su corazón daba el primer lugar a Dios.

En este Año de la Caridad, María nos recuerda que dejarse amar por Dios nos capacita para amar a los otros.

 ¡Cuánto se dejó María amar por Dios!

¡Cuánto nos amó acompañando a su Hijo!

 EL JUEVES SANTO salen dos preciosas y solemnes procesiones.

Por la tarde, la Procesión de la santa cena organizada por la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús.Ocho preciosos pasos salen a la calle para hacernos presente lo que la Iglesia celebra en este día.

En esta tarde te invito a contemplar en primer lugar el paso que abre la procesión “Jesús y la Samaritana en el pozo de Jacob”.

Jesús está sentado junto a un pozo y llega una mujer a sacar agua. Jesús le dice ala samaritana, Dame de beber (Jn 4,7).Poco antes de su muerte, dirá desde la Cruz: Tengo sed (Jn 19, 28).

Jesús tiene sed. No solamente sed física, por el calor y el cansancio del camino.Tiene sed de nuestra fe y de nuestro amor. La sed de Cristo es una puerta de entrada al misterio de Dios, que se hizo sediento para saciarnos, como se hizo pobre para enriquecernos (2 Co 8,9).Dios tiene sed de nosotros y suscita en nosotros la sed de Él[6].

La mujer samaritana es imagen de todos aquellos que buscan la felicidad donde no se encuentra. La sed simboliza el deseo profundo de nuestra alma. El hombre tiene necesidad de saciar los deseos de su corazón, tiene sed de algo más que de agua,tiene sed de justicia, de amor , de encontrar el sentido de su vida y continuamente está insatisfecho porque busca donde no puede saciarse y sigue sedientoy cada vez espera menos de la vida.

Digámosle hoy a Jesús: Señor, dame de tu agua, que encuentre el sentido de mi vida.

Contempla el paso de “La Santa Cena”.

El día de jueves Santo la Iglesia celebra la Institución del Sacerdocio y de la Eucaristía, que es la fuente de la verdadera caridad.

El pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo (Jn 6,51).

Con estas palabras el Señor revela el verdadero sentido del don de su propia vida por todos los hombres y nos muestra también la íntima compasión que Él tiene con cada persona. Nace así, en torno al Misterio eucarístico, el servicio de la caridad para con el prójimo, que «consiste precisamente en que, en Dios y con Dios, amo también a la persona que no me agrada o ni siquiera conozco»[7].

Si estáis con trabajos o triste, miradle atado a la columna, lleno de dolores, todas sus carnes hechas pedazos por lo mucho que os ama; tanto padecer, perseguido de unos, escupido de otros, negado de sus amigos, desamparado de ellos, sin nadie que vuelva por El, helado de frío, puesto en tanta soledad, que el uno con el otro os podéis consolar. (Camino de perfección 26,5).

Por la noche, desde la Iglesia de la Concepción, sale la Procesión del silencio, organizada por la cofradía de san Juan evangelista.Cuatro impresionantes pasos van recorriendo las calles de Alhama con las luces apagadas y en absoluto silencio. Silencio, que sólo se rompe con el canto de las saetas.

Te invito a mirar el paso “El Beso de Judas”.Todavía estaba hablando Jesús cuando de repente llegó Judas, uno de los Doce acompañado de un grupo con espadas [...] les había dado esta contraseña: «Al que yo le dé un beso, ése es; arréstenlo y llévenselo bien asegurado.»  Tan pronto como llegó, Judas se acercó a Jesús. — ¡Rabbí! —le dijo, y lo besó. Ellos le echaron mano y le prendieron (Mc 14,43-46).

Judas ni nació traidor ni lo era en el momento en el que fue elegido como uno de los Doce: “¡Llegó a serlo!”. También Pedro traicionó a Cristo: ¿Dónde está, entonces, la diferencia? La diferencia está en una sola cosa: Pedro tuvo confianza en la misericordia de Cristo, ¡Judas no! El mayor pecado de Judas no fue haber traicionado a Jesús, sino haber dudado de su misericordia[8].No dudes nunca del amor de Dios.

Contempla al “Cristo del Rescate”.

 “El Hijo del hombre ha venido a dar su vida como rescate por muchos” (cf. Mt 20,28).

Verdaderamente, es de gran humildad verse condenar sin culpa y callar, y es gran imitación del Señor, que nos quitó todas las culpas. Y ansí os ruego mucho traigáis en esto gran estudio, porque trae consigo grandes ganancias (Camino de perfección 15, 1).

Mira su rostro y descubre el verdadero camino para la paz. En Jesús se cumple la bienaventuranza “dichosos los mansos porque ellos poseerán en herencia la tierra” (Mt 5,4).

Mira a la “Virgen de la Esperanza”.

Mientras todos contemplan a Jesús como un fracasado, la Santísima Virgen nos muestra esta noche que en medio de nuestras tinieblas hay una luz, una esperanza.

La esperanza de María al pie de la cruz encierra una luz más fuerte que la oscuridad que reina en muchos corazones: ante el sacrificio redentor, nace en María la esperanza de la Iglesia y de la humanidad[9].

EL VIERNES SANTO es un día muy intenso de procesiones. Las cinco cofradías procesionan por la mañana y por la noche.

El Viernes Santo por la mañana, la procesión del Encuentro.Esta procesión en Alhama tiene su encanto y peculiaridad. Es muy bonito ver salir a las cinco cofradías de la Iglesia de san Lázaro y por calles distintas encontrarse en la Plaza de la Concepción donde tiene lugar una meditación haciendo referencia a lo que va a suceder, María se encuentra con su Hijo que va cargado con una cruz.

Yo, esta mañana te invito a mirar todas las imágenes sagradas y situarte en lo que va a suceder. Pregúntate ¿con quién de los personajes de la Pasión me identifico?

A mí me ayudó hacerme esta pregunta para entender el sentido de la Semana Santa.

Busca el rostro de Jesús como lo hizo la Verónica.Yo siempre recordaré que cada mañana del Viernes Santo, al volver de la procesión mi tía nos hacía repetir unapoesía-oración sobre esta mujer y quisiera compartirla con todos vosotros.

Viernes santo al mediodía, mientras la gente comía, mi buen Jesús caminaba con una cruz a sus hombros, de madera muy pesada. Nadie salió a ver, nadie se compadecía de Él, sólo una piadosa mujer que Verónica llamaban.Sacó un lienzo de su pecho que tres dobleces tenía, tres veces quedó estampada la cara de Jesús ensangrentada. Una cayó en Jerusalén, la otra en la Roma santa, y la otra cayó en el mar para bendecir las aguas. Quién diga esta oración todos los viernes del año, sacará un alma de penay la suya del pecado. El que la sepa y no lo diga, el que lo oiga y no la aprenda, en el día de su muerte tomará lo que venga. 

Digamos hoy, Señor no me escondas tu rostro. (Salmo 26,8)

Y después, contempla a Cristo con la Cruz a cuestas.

Miradle cargado con la cruz, que ni siquiera respirar le dejaban. Y os mirará El con unos ojos tan hermosos y piadosos, llenos de lágrimas, y olvidará sus dolores para consolar los vuestros, solamente porque vais a consolaros con El y porque volvéis la cabeza para mirarle (Camino de perfección 26, 5).

El Viernes Santo por la noche procesionan las cinco cofradías en la Procesión del Santo Entierro.Es impresionante la sobriedad, la seriedad, el fervor y el respeto por parte de todos.

El día del Viernes Santo la Iglesia nos invita a mirar la Cruz, no a asistir al funeral de Jesús. En la procesión de esta noche, todas las imágenes son preciosas y llenas de simbolismo, pero yo les invito este año a contemplar el misterio de la Cruz y considerar lo que allí sucedió.

Es allí, en la Cruz, donde puede contemplarse la verdad de lo que es el amor. Y a partir de ella se debe definir ahora qué es el amor.En su muerte en la Cruz se realiza ese ponerse Dios contra sí mismo, al entregarse para dar nueva vida al hombre y salvarlo: esto es amor en su forma más radical[10].

Lo más importante hoy, y lo más difícil, es atrevernos a mirar a Cristo en la Cruz. Míralo.

Yo tengo grabado, como una garantía para mi vida, un día de Viernes Santo que mirando a Cristo en la Cruz descubrí el amor tan grande que Dios me tenía. ¡Dios se entrega por mí! En la Cruz están clavadas nuestras luchas, nuestrasamarguras, nuestros fracasos, nuestros sinsabores, todo aquello que nos quita vida, todo aquello que no nos deja ser feliz.

Fíjate qué prueba de amor tan grande de Dios hacia ti, en la pasión de su Hijo ha venido a sufrir y morir por nosotros.[11]

Cristo ha sido crucificado por ti y por mí, para que tú y yo recibamos la salvación de Él.

Dirijamos la mirada de nuestro corazón a Jesús Crucificado y escuchemos dentro de nosotros que Dios nos ama, nos ama de verdad, y ¡nos ama mucho! Y este espíritu de amor “nos hace capaces de amar a Dios y a los hermanos”[12] Esto es la CARIDAD.

 

Este es el misterio de la Semana Santa, su verdad más profunda, su razón última.

Por eso te invito a contemplar al “CRISTO DE LA BUENA MUERTE de “los moraos”.

 Contémplalo y mirándole piensa Cristo me amó y se entregó a sí mismo por mí. (cf.Ga 2,20), tal como expresa san Pablo.

Pidamos a Dios que nos ayude a llevar nuestra Cruz que es nuestra salvación, si la aceptamos.

Contempla el paso del “El Calvario” de “los coloraos”.

Jesús en la cruz y junto a Jesús – como nos dice san Juan–  estaban su Madre y las demás mujeres. Jesús, viendo a su Madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a su Madre: “Mujer, he aquí a tu hijo”.Luego dice al discípulo: «He ahí a tu madre». (Jn 19,26-27).

Juan fue elegido porque estaba allí. Juan es figura de todos los que con el tiempo creerán en Jesús. A este discípulo Cristo confía a su madre, que en este momento simboliza a la Iglesia.

Jesús en el Calvario nos entrega una madre, la suya, que así se convierte también en madre nuestra. Jesús nos entrega a la Iglesia como MADRE.

Contempla el paso de “El Santísimo Cristo de la Sangre”de “los azules”.

Estando Jesús muerto en la Cruz, uno de los soldados le abrió el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua (Jn 19, 31-37).

Un soldado abrió el costado de Cristo, dando a entender que allí se abría la puerta de la vida.

No quiero, amado oyente, que pases con indiferencia ante tan gran misterio, del costado de Jesús se formó pues la Iglesia[13].

Aquí tenemos a la SEGUNDA MUJER, LA IGLESIA, nacida del costado de Cristo[14].

Ya tenemos un ángel y dos mujeres y madres, María y la IGLESIA que nos dan a Cristo, engendran a Cristo en nosotros y llevan adelante la esperanza que es Cristo. Así, sin María, Jesús no habría existido nunca, y sin la Iglesia los cristianos tampoco podrían seguir adelante[15].

Y después contempla el paso del “El descendimiento”de “los blancos”.

En el momento supremo, Jesús, inclinando la cabeza, entregó el Espíritu (Jn 19,30) sobre María (imagen de la Iglesia) y el discípulo amado (que representa a cada creyente).

Y cómo no, contempla a “La Virgen de la Soledad”, de “los negros”.

Sola, frente a su Hijo crucificado, momento profundo.Cuando vio atravesar la lanza en el costado de su Hijo, la misma espada atravesó el suyo.

Sólo las madres que han perdido algún hijo podrán comprender el dolor de la Virgen en aquel momento.

La pasión de Cristo ha terminado.

María lleva consigo la corona de espinas entre sus manos y recorre el camino en soledad, la soledad del corazón.

Virgen de la Soledad, enséñanos a amar a tu Hijo como lo has querido Tú.

 EL SABADO SANTO, día de la sepultura de Dios, el Gran Sábado como lo llaman los cristianos de Oriente, se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús.

En el credo después de confesar que Jesús padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado, añadimos: “descendió a los infiernos”.

Cristoquiere visitar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, por tanto, bajó a la profundidad de la muerte (...) para que los muertos oigan la voz del Hijo de Dios y los que la oigan vivan (cf. Jn 5,25).

Una homilía antigua sobre el Grande y Santo Sábado dice: ¿Qué es lo que hoy sucede? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio porque el Rey duerme.

 «La tierra temió sobrecogida» porque Dios se durmió en la carne y ha despertado a los que dormían desde antiguo. Dios en la carne ha muerto y el Abismo ha despertado.

A ti te mando: «despierta tú que duermes», pues no te creé para que permanezcas cautivo en el Abismo; «levántate de entre los muertos», pues yo soy la vida de los muertos.

El sábado por la tarde, sale la procesión de las 7 palabras, organizada por la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús y que este año ha quedado reflejada en el cartel de la semana santa 2015.

Las imágenes nos invitan a meditar las siete frases que pronunció Nuestro Señor desde la Cruz.

“Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34).

“En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc 23, 43). “Mujer, he ahí a tu hijo, Hijo, he ahí a tu madre” (Jn 19, 26).

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”(Mt 27, 46). “Tengo sed” (Jn 19, 28).

“Todo está cumplido” (Jn 19,30.

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46)

EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN por la mañana la procesión del Resucitado cierra la semana Santa en Alhama.

Si estáis alegre, miradle resucitado; que sólo imaginar cómo salió del sepulcro os alegrará. Con qué claridad y con qué hermosura salió!; ¡con qué majestad, qué victorioso, qué alegre! Como el que venció en la batalla en la que ganó un Reino tan grande que todo lo quiere para vos, junto con él. Pues ¿es mucho pediros que volváis una vez los ojos para mirar a quien tanto os da?(Camino de Perfección 26, 4).

El momento principal y más esperado por los alhameños es El Encuentro Glorioso de Jesús resucitado con su Madre.

Es un momento de expectación que no te gusta perder, todos queremos ser testigos de lo que va a suceder, queremos ver si sale o no quiere salir la paloma del sepulcro vacío, queremos ver cómo aparece la Virgen ataviada con el manto negro que se cae al encontrarse con Jesús resucitado y comienzan los aplausos y el júbilo de la Resurrección.

Con qué alegría se procesiona hoy.

 Con qué gusto se arreglan los tronos para este día.

¿Qué es lo que ocurre hoy? ¿Por qué estamos alegres?

Hoy, les presento al SEGUNDO ÁNGEL Y LA TERCERA MUJER, María Magdalena.

Y a ella le preguntamos, como lo hacela Secuencia, de la fiesta de hoy: Dinos tú, María: ¿qué has visto en el camino?...

He visto: la tumba de Cristo vacía, la Gloria del Señor y vivo a Cristo, los ángeles, las vendas y el sudario.

[…]Cristo, mi esperanza, ha resucitado.

Antes de que amaneciera, las mujeres van al sepulcro, con aromas para ungir el cuerpo de Jesús (cf. Lc 24,1-3).

Y un ángel del Señor les dijo:

No temáis, pues se que buscáis a Jesús, el Crucificado. No está aquí, ha resucitado (cf.Mt28, 5-7).

Esta es la buena noticia de la Pascua, la victoria sobre la muerte.

Muerte y vida se han enfrentado en un prodigioso duelo, el Autor de la vida estaba muerto, mas ahora está vivo y triunfa (Secuencia).

Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre. En la encarnación, en la vida terrena, en la muerte y resurrección del Hijo de Dios, se abre definitivamente la puerta entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra[16].

AQUÍ ESTÁ EL SEGUNDO ÁNGEL Y LA TERCERA MUJER

DOS ANGELES:

Un ángel anunció a María que ella sería la Madre de Cristo, y también un ángel comunicó a María Magdalena que el sepulcro estaba vacío.

En la anunciación, el ángel saludó a María, diciéndole: Alégrate.

A las mujeres que acudieron al sepulcro al alba del primer día después del sábado, les dijo: No temáis, pues se que buscáis a Jesús, el Crucificado. No está aquí, ha resucitado (Mt 28, 5).

Una MUJER había dado a luz a Cristo y una mujer anunciaba su Resurrección tal como le había mandado el ángel:

Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis.

Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos (Mt 28, 7-8).

Al decir esto, el ángel no se dirigía a María Magdalena ni a la otra María, sino que a estas mujeres, él encomendaba la misión para la Iglesia, él estaba enviando a la Esposa en busca del Esposo[17].

María Magdalena es figura de la IGLESIA[18]”.

Ya tenemos tres mujeres: María, la Iglesia y María Magdalena.

María y la Iglesia, decía el Papa Francisco, llevan a Cristo a otra mujermás «pequeña»que las anteriores: nuestra alma. No estás hueco por dentro decía Sta. Teresa.

Aquí está la cuarta mujer: nuestra alma que como decía el monje Isaac, abad de Stella, “es femenina” y se asemeja “a María y a la Iglesia”.

También nuestra alma tiene sed de vida y de felicidad que sólo Dios puede saciar según las célebres palabras de san Agustín: Nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti.

Nuestra alma pequeña no se perderá nunca si es una mujer cercana a estas dos grandes mujeres que nos acompañan en la vida, María y la Iglesia. Hoy nosotros podemos seguir adelante con una esperanza: la esperanza que nos da nuestra madre María, firme a los pies de la cruz, y nuestra santa madre Iglesia[19].

“Pidámosle a María, Madre de misericordia, que nos ponga en el corazón la certeza de que somos amados por Dios”.[20]

 

Y¿QUÉ PUEDE SIGNIFICAR TODO ESTO PARA NOSOTROS?

El escritor ruso León Tolstoi, en un breve relato, narra que había un rey severo que pidió a sus sacerdotes y sabios que le mostraran a Dios para poder verlo. Los sabios no fueron capaces de cumplir ese deseo. Entonces un pastor, que volvía del campo, se ofreció para realizar la tarea de los sacerdotes y los sabios.

 El pastor dijo al rey que sus ojos no bastaban para ver a Dios. Entonces el rey quiso saber al menos qué es lo que hacía Dios.Para responder a esta pregunta —dijo el pastor al rey— debemos intercambiarnos nuestros vestidos". Con cierto recelo, pero impulsado por la curiosidad para conocer la información esperada, el rey accedió y entregó sus vestiduras reales al pastor y él se vistió con la ropa sencilla de ese pobre hombre. En ese momento recibió como respuesta: “Esto es lo que hace Dios”.

En efecto, el Hijo de Dios, Dios verdadero de Dios verdadero, renunció a su esplendor divino: “Se despojó de su rango, y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte” (Flp 2,6ss).

Dios realizó el sagrado intercambio: asumió lo que era nuestro, para que nosotros pudiéramos recibir lo que era suyo, ser semejantes a Dios.

Cristo se ha puesto nuestros vestidos: el dolor y la alegría de ser hombre, el hambre, la sed, el cansancio, las esperanzas y las desilusiones, el miedo a la muerte, todas nuestras angustias hasta la muerte. Y nos ha dado sus “vestidos[21].

¿Cómo podemos mostrar nosotros a Dios en estos tiempos?

Este misterio lo podemos contemplar cada año, gracias a que vosotros, los cofrades, seguís saliendo a la calle y cada Semana Santa hacéis presente en nuestra sociedad, de un modo visible la historia que redimió al hombre, brindando a cada persona que acepte la Buena Noticia, la posibilidad de tener la certeza de la Resurrección, contemplando cómo el Espíritu de Dios testifica a tu espíritu, que hay un regalo gratuito para ti: que eres hijo de Dios.

Os recuerdo cofrades, quegracias a las procesiones de Semana Santa muchos han aprendido de la mano de sus padres, cómo sucedió paso a paso, la Pasión y Muerte del Señor y quiénes fueron y cuál fue el papel de cada uno de los protagonistas de aquel drama santo.

El hombre necesita ver y sentir. Necesita ver gente “vestida de nazareno”. Vestirse de nazareno es como vestirse de Jesús, ponerse el vestido que se nos dio en el bautismo. Al ponerte la túnica recuerda que te estás “revistiendo” del mismo Jesús de Nazaret para acompañarle debidamente en su Pasión, en su dolores y en su Muerte, haciendo tuyas las palabras de San Pablo a los Romanos, Vestíos del Señor Jesucristo.

Necesita ver las imágenes santas pues con las imágenes llega el mensaje y el contenido de la fe. Las imágenes expresan el misterio en el que creemos. Las imágenes proclaman el mismo mensaje que la sagrada  Escritura transmite mediante la palabra, y ayudan a despertar y alimentar la fe de los creyentes[22]. 

El cofrade que camina junto a su Titular por las calles muestracon las Sagradas Imágenes a un Dios cercano que camina por Alhama y a su bendita Madre, que nunca lo deja solo y que siempre lo acompaña.

Los tronos que portáis con vuestro sudor, son una catequesis del sacrificio y de la salvación. El porta-pasos es el portador del amor de Dios. El porta-pasos, marca el paso de la muerte a la vida.

Necesitamos ver cómo los armaos hacen el caracol, uno de los actos más simbólicos y significativos en nuestras procesiones. A lo largo de la procesión los armaos vais haciendo la espiral hasta encerrarse en el centro de la misma para después deshacerla y salir de ella. Esos tres segundos en los que se sucede la marcha del Caracol de los Armaos, mostráis que la vida es como un laberinto y es necesario encontrar la salida.

Esta marcha nació para representarse antes de la Resurrección de Cristo pues expresa el tránsito de la muerte a la vida. El mensaje que transmite es: busca a Dios, por muy enredada que veas tu vida, es posible salir de la sombra y caminar hacia la luz.

Por eso, os animo a seguir trabajando para que las procesiones salgan a la calle. Salid este año a la calle con una procesión viva, como si fuera la primera vez que lo hacéis, no sigáis los esquemas que impone la rutina, el sabérselo todo o el tenerlo todo controlado, no. Dejaos este año que os sorprenda Dios, tratad de llegar a todo el mundo desde el silencio, el respeto, desde el misterio de la fe que representa vuestro paso[23]

---- Ahora os van a repartir una golosina. Decía Sta. Teresa que es necesario “engolosinar las almas”, es decir, darle sabor, el “dulzor” necesario para seguir adelante. No lo olvides nazareno es necesario “engolosinar las almas alhameñas”.

Por eso, tú nazareno de los moraos, cuando este año des caramelos piensa en las imágenes que procesionan contigo y al dar el caramelo, piensa, “Poned los ojos en el crucificado y  todo se os hará poco”. Viva el paso morao. Viva Jesucristo muerto y resucitado.

Y tú nazareno de los coloraos cuando vayas a dar un caramelo piensa en la santa mujer Verónica y di, “busca el rostro de Jesús, sólo en Él está la vida”. Viva el paso colorao. Viva la santa mujer Verónica.

Y tú nazareno de los azules al dar caramelos piensa en santa María Magdalena, y recuerda, “Dios te quiere y te llama por tu nombre”. Viva el paso azul. Viva santa María Magdalena.

Y tú nazareno de los blancos cuando este año des un caramelo piensa en san Juan y repítete, “no pierdas la una esperanza, permanece fiel”. Viva el paso blanco. Viva san Juan evangelista.

Y tú nazareno de los negros al repartir caramelos piensa en la Santísima Virgen maría y repítete “Quien a Dios tiene nada le falta, sólo Dios basta”.Viva el paso negro. Viva la Virgen de los Dolores.

¡VIVA LA SEMANA SANTA DE ALHAMA!

Que con Santa Teresa de Jesús digamos de corazón: En la cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo.

Buena Semana Santa y ¡Feliz Pascua de Resurrección!



[1]SAN AGUSTÍN, Sermo 13 in Nat. Dom.: «El ángel anuncia, la Virgen escucha, cree y concibe». Y añade: «Cree la Virgen en el Cristo que se le anuncia, y la fe le trae a su seno; desciende la fe a su corazón virginal antes que a sus entrañas la fecundidad maternal» (Sermo 293).

[2]San JUAN CRISÓSTOMO, homilía sobre la gran semana. “No es porque los días sean más largos que los otros; otras semanas, en efecto, tienen días más largos. No es porque los días sean más numerosos, pues, en todas las semanas, el número de días es el mismo; mas es porque, en esta semana, Dios ha hecho cosas particularmente gloriosas, es en esta Gran Semana cuando la larga tiranía del demonio ha sido destruida, la muerte ha sido extinguida, el que era fuerte, ha sido encadenado; sus poderes han sido eliminados, el pecado ha sido borrado, así como la maldición; el paraíso se ha abierto; el cielo se ha hecho accesible, los hombres se han mezclado con los ángeles; el muro que lo separaba todo ha desaparecido; el velo ha sido quitado; el Dios de paz ha extendido la paz en el cielo y en la tierra”.

[3] Cf. BENEDICTO XVI, homilía del Domingo de Ramos , 9 de Abril de 2006

[4]PAPA FRANCISCO, homilía del Domingo de Ramos del 2013. “Nunca os dejéis vencer por el desánimo. Nuestra alegría no es algo que nace de tener tantas cosas, sino de haber encontrado a una persona, Jesús; que está entre nosotros; nace del saber que, con él, nunca estamos solos, incluso en los momentos difíciles, aun cuando el camino de la vida tropieza con problemas y obstáculos que parecen insuperables, y ¡hay tantos!”

 

[5]CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA,1822

[6]BENEDICTO XVI, Ángelus 24 de febrero de 2008

[7] BENEDICTO XVI, Sacramentumcaritatis, 88

[8] PADRE RANIERO CANTALAMESSA, reflexión en la Pasión del Señor del Viernes Santo de 2014

[9]San JUAN PABLO II, María en el Calvario. 2-IV-97.

[10]cf. BENEDICTO XVI, Deus caritas est, n.12

[11]PAPA FRANCISCO, Ángelus 15 de Marzo de 2015

[12] ID. PAPA FRANCISCO

[13]SAN JUAN CRISÓSTOMO, Catequesis 3, 13-19

[14]CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, 766 “Pues del costado de Cristo dormido en la cruz nació el sacramento admirable de toda la Iglesia (SC 5). Del mismo modo que Eva fue formada del costado de Adán adormecido, así la Iglesia nació del corazón traspasadode Cristo muerto en la cruz” (cf. San Ambrosio, Expositio evangeliisecundumLucam, 2, 85-89).

[15]Cf. PAPA FRANCISCO, homilía 15 de septiembre de 2014.

[16]PAPA FRANCISCO, Mensaje para la cuaresma de 2015

[17]San PEDRO CRISÓLOGO, Sermón 76,2-3 : CCL 24A, 465-467

[18] ID., Sermón 76.

[19] PAPA FRANCISCO, homilía15 de septiembre de 2014

[20]PAPA FRANCISCO, Ángelus 15 de Marzo de 2015

[21]BENEDICTO XVI, homilía santa misa crismal. Basílica Vaticana. Jueves Santo 5 de abril de 2007

[22]BENEDICTO XVI, Discurso de presentación del Compendio a la Iglesia y al mundo, 28 de Junio de 2.005.

[23]JOSÉ MANUEL LORCA PLANES. Carta a las hermandades y cofradías de Semana Santa. 10 de febrero 2015


Juana Hernández Cerón

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES